Pago del Impuesto de Circulación si vendemos nuestro vehículo

El impuesto de circulación es un tributo que actualmente pagan todos los vehículos a motor que estén en condiciones de circular y están matriculados

Vamos a definir claramente las responsabilidades de pago del mismo en el caso que vendamos nuestro vehículo.

El responsable de gestionar el cobro de esta tasa es el ayuntamiento donde esté censado el titular del vehículo, y la cantidad varía según el municipio y el tipo de vehículo, pero ¿qué debemos hacer en caso de venderlo?

El primer caso y generalmente el más común, se da cuando entregamos el vehículo en el concesionario al adquirir uno nuevo.

El punto de venta, en estos casos lo que suele hacer es practicar la baja temporal del vehículo hasta que consiga un nuevo comprador.

En este caso, somos nosotros los que debemos acudir a nuestro Ayuntamiento para proceder a gestionar la baja del vehículo, y así evitar que el año siguiente se nos vuelva a cobrar la tasa. Si el concesionario no lo pudiese vender en el plazo de un año, entonces estaría obligado a poner el vehículo a su nombre y pagar el impuesto.

Pago del Impuesto de Circulación si vendemos nuestro vehículo

En el caso en que lo vendamos a un particular, lógicamente será éste último el responsable de pagar el impuesto al año siguiente. Recordamos que el responsable del pago es el que figure como titular del vehículo el primer día del año en curso. Por ejemplo, si vendemos el coche el 2 de enero, seremos nosotros los responsables del pago, aunque el Ayuntamiento practique el cobro en Julio y el vehículo ya no sea nuestro.