El Impuesto Verde para gravar a los que más contaminan

Este tipo de tributo, que en ocasiones puede ser controvertido, tiene como finalidad gravar los vehículos que más emisiones de gases efectúan

El llamado Impuesto Verde, tiene como objetivo gravar aquello vehículos que más contaminan. El impuesto no es más que un impuesto de matriculación adicional, y que se aplica a diferentes tipos de vehículos como quads (de gran expansión en los últimos años), motos de agua, automóviles todoterreno o de lujo, etc. todo ellos caracterizados por sus elevadas emisiones. El impuesto entró en vigor a partir del año 2008 (lo que disparó las ventas hasta finales de 2007), y supone que estos vehículos pueden llegar a pagar hasta un 2,75 % más.

La medida trata, en definitiva de reducir las emisiones a la atmósfera de gases que sean precursores del efecto invernadero, principalmente CO2. Se estima que este tipo de medidas pueden reducir las emisiones de CO2 entre un 5 y un 15 %, aumentando a medida que van transcurriendo años desde su implantación. La Comisión Europea fijó como objetivo para 2012 unas emisiones de CO2 de 120 gramos por kilómetro recorrido, y es el objetivo que se busca con este tipo de tributos.

El Impuesto Verde para gravar a los que más contaminan

Respecto a la incidencia en las ventas, sin duda las más afectadas son las de quads y motos de agua, que sufren la mayor carga impositiva, ya que deben pagar un 14,75% más, lo cual es objeto de continuas quejas de los fabricantes y concesionarios, que en numerosas ocasiones han tratado de negociar una rebaja de la tasa con el Ministerio de Medio Ambiente.